Feb 28 2019 | Gustavo Vazco

¡MÉXICO VIVE UNA RUPTURA FUNDANTE! ¿Qué es eso? Aquí te explicamos...

México vive unaruptura fundante. -Afirma Juan Luis Hernández Avendaño (2018), quien explica:

“Ignacio Ellacuría, el rector mártir en El Salvador, señaló que una ruptura fundante es un momento histórico en el que la estructura (procesos sociales, económicos, políticos) mueven a la coyuntura (acontecimientos del presente) y la coyuntura mueve la estructura. Es decir, los actores sociales, civiles, económicos, políticos, eclesiales, criminales, se mueven y organizan de tal manera que terminan por incidir en la realidad, ya sea para lograr un avance de dignidad, libertad y justicia, o para retroceder aún más en oscuridad, violencia, injusticia, impunidad.” 

-(Hernandez Avendaño, 2018).

El 1 de julio de 2018, 90 millones de ciudadan@s con derecho a votar, decidieron sobre 18,299 cargos de elección. Estos cargos incluyeron la Presidencia de la República, todas las diputaciones y senadurías del Congreso, además de nueve gobernaturas. Las elecciones se celebraron en un contexto de violencia, siendo los comicios más sangrientos que se tenga registro. Opacadas por la corrupción, el despilfarro y el estancamiento económico, aunado al panorama de percepciones, filias, fobias, anhelos, esperanzas, trampas, abusos y simulaciones. 

En este sentido, las pasadas elecciones de 2018 modificaron por completo el escenario político y la estructura parlamentaria. En síntesis: un partido de reciente fundación (MORENA) se lleva la Presidencia, además arrasa en al menos cinco gubernaturas y asegura una cómoda mayoría en el Congreso. A la vez, se desarrolla una fractura histórica en la oposición (PRI, PAN y PRD). No sólo perdieron sus principales posiciones en el gobierno, fueron reducidos al mínimo también en el Poder Legislativo, consecuencia del rechazo ciudadano. (Bartolomé, F. 2018).

“Esta elección -afirma Perea (2018)-, no solamente representa el fastidio, rechazo o hartazgo de los ciudadanos, representa una apuesta para desarrollar una democracia (que había estado oxidada), romper con el viejo régimen, abatir inseguridad, la impunidad y los males que han aquejado a México desde hace años.” 

Pensemos en que: la desaprobación generalizada de los partidos políticos, las sensación de inseguridad, la percepción de la corrupción y la pérdida de legitimidad gubernamental, se encuentran en un punto insostenible, cuyo momentum  se desarrollará durante el periodo previo a las elecciones y durante los primeros años del gobierno en transición.

Esta afirmación considera las propiedades físicas de las masas sociales y argumenta que, las revoluciones -como su nombre indica- y, más específicamente, los movimientos populares, poseen características cíclicas predecibles.  Por ello resulta necesario analizar, además de la ‘naturaleza cuántica’ de nuestro proceso histórico. Los procedimientos históricos de la nación, a través de un detallado estudio cronológico-geográfico del territorio nacional.

Lo anterior es de suma importancia si queremos tener un panorama completo de la situación que atraviesa el país, en toda materia. Para lograrlo debemos recopilar y comparar la información estadística disponible; que nos permitirá establecer un modelo predictivo aplicable a los escenarios político, económico y social de la nación, durante el sexenio en transición. 

El problema es, básicamente, que los acontecimientos de nuestro marco conceptual, se desplazan en una línea de tiempo con velocidades variables y aceleraciones constantes. Resulta complicado seguirles el paso sin perder el hilo o la objetividad inicial. 

A poco más de medio año, desde la votación y el triunfo, queda mucho todavía por preguntar, sobre todo por resolver. Nadie puede esperar que en menos de un año, se esclarezca los malos funcionamientos de los regímenes anteriores y se corrija el desastre sin que lleven a cabo verdaderos esfuerzos e incontables sacrificios.

Por eso debemos tener cuidado con la “Teoría del gran hombre” y recordar, pese a que las expectativas en el actual mandatario son muy altas: la historia no la hacen los hombres sino las leyes que rigen la naturaleza, dado que cada sociedad posee su propia base y una superestructura de la que no se puede escapar tan fácilmente.

Les invitamos a que revisen el siguiente video y saquen ustedes sus propias conclusiones "Un día recordarán a Peña Nieto como a Porfirio Díaz" (MIGALA, 2018).

Los retos que enfrenta el nuevo régimen, necesitan de acciones coordinadas y en algunos momentos contradictorias al discurso lanzado durante las precampañas. No obstante, sobre la marcha, quizá sea cierto, resulten indispensables como medidas cautelares. Esta es la lógica detrás de la Guardia Nacional. Es por ello que Perea, B. (2018), cuestiona para piensoluegovoto.mx:

“¿Las palabras, propuestas y el proyecto del ejecutivo, serán congruentes con sus acciones? ¿Cuál será su accionar sobre los asuntos centrales que aquejan al país (la reforma educativa, el nuevo aeropuerto, el Sistema Nacional Anticorrupción, el TLCAN, la inseguridad, la reforma energética, además de los contratos ya existentes y/o vigentes, etc.)?”

Es imprudente y hasta cierto punto, ‘innocente’, demandar que se limpie la cloaca en tan poco tiempo. Sin embargo, tras el triunfo histórico, que le otorgó mayoría en las cámaras federales y en muchas locales. A López Obrador se le permitirá un gran espacio de maniobra e intentar cumplir el mandato que le dio la población en las urnas. Él se comprometió a impulsar un cambio “radical” y esto implica un verdadero cambio de régimen.

En el año 2000, la plataforma política del entonces candidato del PAN, Vicente Fox, no planteaba un cambio de régimen político-económico; simplemente prometía eficiencia empresarial y ‘sacar al PRI de los Pinos. (Piensoluegovoto, 2019). No obstante, como era de esperarse, la presidencia (2000-2006) reprodujo las formas del priismo que decía combatir.

Los gobiernos subsecuentes tampoco reformaron el sistema político, de hecho profundizaron sus características corruptas y clientelares. Es el caso de las reformas estructurales del presidente Peña Nieto, conocidas como “El pacto por México”, cuyo carácter neoliberal favorece a las empresas, por encima de los derechos de los pueblos autóctonos. En ese sentido, sí que existen semejanzas entre el suyo y el gobierno de Díaz.

En fin, cuando un régimen político cae. Ya sea por un movimiento armado insurrecto, por vía de una votación o del acuerdo político. Se convierte en una tarea casi obligatoria revisar, y en su caso, sustituir el orden legal y político, sea con la redacción de una nueva constitución o con profundas reformas legales, que desmantelen los mecanismos del poder depuesto; para ello se requiere de un amplio consenso entre las fuerzas políticas, económicas y sociales de todas las denominaciones. (Ídem).

Para ejemplificar, tenemos innumerables casos prácticos. La biblia describe incontables asesinatos durante las sucesiones reales. También podemos observar la caída de Constantinopla, los pactos de la Moncloa en la España post franquista o las consecuencias de la Perestroika. Incluso si consideramos a la ‘revolución de terciopelo’ que se desarrolló en la antigua Checoslovaquia durante el último cuarto del pasado S.XX; este es uno de los principios más singulares, señalados por Maquiavelo en ‘El Príncipe’.

Por ello, uno de los temas más debatidos en la actualidad es la plataforma de pacificación del país. Este tema prioritario, atraviesa múltiples actores y espacios de la vida nacional, incluyendo la consolidación del nuevo régimen, apoyado -irónicamente- de la fuerzas militares. De ahí que: del dicho al hecho, exista un largo trecho.. 

Lo cierto es que, deberá ser prioridad para el nuevo gobierno la impartición de justicia, tanto en los casos emblemáticos de corrupción, violaciones a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad, implementando sistemas de justicia transicional claros que tengan a las víctimas en el centro de las decisiones. (Piensoluegovoto, 2019).

En 2017, México alcanzó un nuevo récord de 29,168 asesinatos y una tasa de homicidios de 20.5 por cada 100,000 habitantes, la cifra más alta de los últimos 20 años. Durante la fallida guerra contra el narcotráfico, el crimen organizado diversificó sus actividades del trasiego y producción de narcóticos, al cobro de piso, extorsión, secuestro, ejecuciones. (Idem). 

Lo anterior se realizó, en muchas ocasiones bajo la protección, e incluso la participación directa de autoridades, principalmente municipales y estatales, además de ex miembros de fuerzas armadas. Como ejemplo tenemos el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, que sólo es uno, entre las decenas de casos documentadas.

En este punto, unade las primeras acciones de Obrador tras su elección, fue la firma de un compromiso, de la mano de diferentes empresarios mexicanos, para juntos  crear más de 2,600,000 empleos orientados a los jóvenes. Esto rompería, según su razonamiento, con una de las lógicas de la violencia: la falta de oportunidades para este sector altamente vulnerable. 

Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el INEGI y publicada en marzo de 2018. En México el 76,8% de la población adulta considera que vivir en su ciudad es inseguro. La violencia que, anteriormente se manifestaba en las sierras y cañadas, hoy tiene presencia en las calles y las plazas públicas. (Político, R., 2018).

Un gran reto en este sentido es,  la reestructuración de los cuerpos policiacos de proximidad, con el apoyo de policías comunitarias bien capacitadas. Así podrían  evitarse casos como el de la policía en Olinalá Guerrero y su dirigente Nestora Salgado, quienes, al no contar con un marco jurídico claro y una aceptable capacitación por parte del estado, pudieron haber incurridos en violaciones a los derechos humanos de la población a la que pretendían proteger. (Piensoluegovoto, 2019;2). 

En ese sentido, parece correcto el procedimiento de las fuerzas armadas  durante la tragedia de Tlahuelilpan, Hgo., si bien no evitaron el desastre, tampoco intervinieron de manera violenta, reprimiendo a los pobladores y provocando un desastre mayor para el Estado, permitiendo que la responsabilidad de los acontecimientos, recayera en  manos de los mismos, e irresponsables pobladores. Irónicamente, este accidente, legítimo su lucha contra el Huachicol y sentó del discurso en ‘pro’ de la guardia nacional. Extraña e increíblemente preciso, ¿no creen?

Procesos, investigaciones, transparencia. Sólamente en el mes de Febrero, Romero Deschamps ha acumulado 3 denuncias en su contra, de las 100 que ha venido acumulando desde 1993. Es el discurso anticorrupción de este nuevo orden político mexicano,  que se ha convertido en su principal arma.

Así es como se ha ‘descubierto’ -como si alguna vez hubiese sido un secreto- que desde Pemex se organizaba el robo de combustible, también se han puesto en subasta autos, aviones y helicópteros, relacionados con ilícitos y excesos. 

Aunque todos creímos que las elecciones eran el punto crítico, lo cierto es que las posiciones en el tablero político sólo acaban de acomodarse. El juego comienza con todos los actores contra las cuerdas. Nos quedan otros 6 años para acumular los resultados. Esperemos que la partida finalice en el debido tiempo y no veamos entorpecer la democracia con intervenciones innecesarias o levantamientos de mecha corta.


 

Queremos leer sus opiniones, no olviden dejar sus comentarios al final de esta sección.

 


 

Referencias Universales:
Bartolomé, F. 2018. Templo Mayor | Reforma.com. Retrieved 27 February 2019, from http://bit.ly/2ECq6F2 
Hernandez Avendaño, J. (2018). Elecciones 2018: Fe y Política para elegir un México más justo. Entre Textos, (28). Retrieved from http://bit.ly/2EBAdK0 
Perea, B., 2018. Del Hartazgo a la Esperanza: México antes y después de las elecciones presidenciales de 2018 | Piensoluegovoto.mx. Retrieved 27 February 2019, from http://bit.ly/2EBfAxv 
Piensoluegovoto (2019). Del triunfo electoral al cambio de régimen ¿qué se requiere para lograr la cuarta transformación? | Retrieved 27 February 2019, from http://bit.ly/2T8EIEW 
Piensoluegovoto (2019;2). Los mil rostros de Nestora Salgado | Retrieved 28 February 2019, from http://bit.ly/2T2XCgev 
Político, R. (2018). 7 de cada 10 se sienten inseguros en su ciudad: INEGI. Animal Político. Retrieved 28 February 2019, from http://bit.ly/2Eoi9BV